¿Qué suministro es más económico para mi vivienda?

¿Qué suministro es más económico para mi vivienda?

Sin duda todos deseamos una vivienda agradable, cómoda y acogedora con una temperatura interior compatible con el tiempo del exterior. Por ello, uno de los pasos que más se analiza a la hora de experimentar un ahorro considerable en el día a día de nuestro hogar, es qué clase de energía contratar.

La preferencia de esta clase de abastecimiento en nuestra vivienda, viene definida mayormente por el sistema de climatización que determinemos.

De primeras puede resultar algo complejo decantarnos por una o por otra, pero si se consideran los beneficios de cada una, puede que la decisión sea mucho más sencilla de llevar a cabo.

Escoger entre electricidad o gas puede conllevar un ahorro cuantioso al final del año. De tal modo que, el gas natural como la electricidad son dos combustibles aptos para producir calor. La principal diferencia es que el gas es más económico pero, a pesar de ello,  según qué circunstancias nos puede ofrecer mayor beneficio el  inclinarnos por la luz como sistema energético.

Entre todos los factores a estudiar, uno de los más fundamentales a tener en cuenta, es que consumo de luz aproximado vamos a tener en la vivienda, que clase de instalación tenemos en ese momento, seguidamente analizar en  qué horas el consumo es más elevado y por consiguiente que gastó nos supone.Partiendo de ahí podemos comenzar a comparar y equiparar las distintas energías.

Aislamiento térmico

Electricidad y gas, comparativa inicial

De la misma manera que queremos un buen funcionamiento, hay otras causas que interfieren en la elección final entre electricidad y gas, como el ahorro en los recibos de la luz, el disfrute y provecho de la energía eléctrica producida, o las dimensiones y las propiedades de cada casa.

La energía eléctrica ha llegado a ser renombrada como la madre de las energías”, por su simplicidad de empleo e incluso por su gran adaptabilidad, una de las más usadas incluso en las reformas integrales y que responde a la duda sobre ¿Qué suministro es más económico para mi vivienda?

Las posibilidades que presenta la calefacción eléctrica en la vivienda son:

  • Acumuladores nocturnos que guardan el calor producido por la energía eléctrica y lo expulsan por el día.
  • Suelo radiante: Es la alternativa más asequible, funciona a menos de 30 grados, produciendo calor natural y consumiendo menos energía.
  • Bomba de calor: Se distinguen por su alta eficiencia energética: por cada Kw eléctrico consumido se traspasa entre 2 y 4 Kw de calor  El compresor consume electricidad no para generar el calor, sino sólo para transportarlo.

Aun así, si nos referimos al ahorro, el gas natural gana de manera suficientemente clara.

Se reconoce por ser el combustible fósil  que menos contamina, con una energía limpia la cual no necesita almacenamiento.

Las razones más usuales por lo que los hogares apuestan por este tipo de suministro son:

  • Asequible económicamente, si lo comparamos con los demás  combustibles ya que experimenta un coste estable.
  • Se transporta con facilidad
  • Dispone de un abastecimiento continuo
  • Total seguridad, gracias a sus revisiones pertinentes
  • Fácil instalación, sin sufrir obras muy extensas
  • Contamina un 30% menos de CO2 que el petróleo

Un dato muy importante a tener en cuenta si vamos a decantarnos por gas natural como suministro en nuestra vivienda, es asegurarnos que tenemos pleno acceso al gas natural.

Como ya te habrás dado cuenta, responder a la pregunta ¿Qué suministro es más económico para mi vivienda? decir tajantemente si mejor Gas Natural o Electricidad para los servicios más básicos de nuestra casa (agua caliente, calefacción y cocina) es imposible. Existen diferencias notables entre ambas por lo que hay que analizar los pros y contras de las características de cada domicilio para decantarnos por la mejor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *